3 de septiembre de 2007

3 de Septiembre 2007

Hemos pasado una hoja del calendario, sólo una hoja, y parece como si nos hubiésemos adentrado en un nuevo paisaje, más serio, más austero. Recuerdos atávicos nos llevan a aquellos principios de curso, a aquel embrigante olor a libros, cuadernos, forros, plumas y pinturas nuevas. Y sobre todo a propósitos que escribíamos con la mejor caligrafía en la primera hoja de nuestro dietario.

Empiezo sin duda una nueva etapa y los proyectos se mezclan con los propósitos, las intenciones con los deseos y los planes se trastocarán, se modificarán, aparecerán y desaparecerán a lo largo del curso como se muestra o se esconde la cima de la montaña cuando conducimos hacia ella.

De mis vacaciones me traje una piedra negra, volcánica, posiblemente basáltica. Quiero escribir en ella una sola palabra que me sirva de norte: "¡Sonríe!"

4 comentarios:

Consuelo Labrado dijo...

Me parece genial tu idea de escribir ¡sonríe! en tu piedra, una sola palabra que dice mucho, no debiéramos perder la sonrisa ni en los peores momentos, a veces no es fácil pero podemos y debemos intentarlo. Un abrazo, gracias por estar ahí

Cálida Brisa dijo...

Un hermoso propósito.
Gracias por hacernos participes de tus escritos.
Es muy grato leerte.

malena dijo...

Tiene razón Consuelo,no debemos de dejar de sonreir ni en los malos momentos.Sonrie Fede,esa sonrisa tuya puede hacer bien a mucha gente.Un beso muy grande.

Durrell dijo...

Ciertamente tres días después de abandonar los días de vacaciones y es como si hubiesemos pasado de un mundo a otro. Como bien dices el mes de septiembre es un mes de comienzos y propósitos, de embarcarse en la nave de las ambiciones y los proyectos, "voy a hacer"... "voy a empezar un nuevo.." y se nos llena el espiritu de esperanza. Es el mes de los cambios que serviran para mejorar o simplemente para demostrar que "más vale malo conocido que..." Todo esto tal vez nos consuela del tiempo ya perdido en el que nos permitimos apearnos en la estación de la siesta y entregarnos al descanso y al deleite de no hacer nada más que lo que nos apeteció.

¿Te he felicitado por los comentarios que escribes sobre las pinturas y sus autores? solo puedo decirte gracias, es un verdadero regalo :)