12 de agosto de 2007

¿Amistad virtual?


Esta mañana me quedé pensando...
Chateaba, hablaba con una desconocida.
Sí, sé su nombre, está casada, tiene tres hijos, vive en Barcelona, pasa por un momento de grandes interrogantes, se busca y busca una vida más llena...
Pero, ¿es real?
En el fondo sólo la conozco a través de internet.
¿Sirve una amistad a través de internet para colmar vacíos, para curar heridas?
¿La realidad virtual es realidad a pesar de todo?
Y después de hacerme tantas preguntas sonreí feliz.
No hay amistades virtuales y amistades reales.
Hay amistades verdaderas y amistades falsas.
El camino por el que llegamos a la amistad es tan variado como los meandros del Amazonas.
Internet es uno de ellos, el trabajo otro, la soledad de la barra de un bar de medianoche también lo es.
El medio por el que llegamos a encontrarnos es lo de menos,
la chispa que surge del encuentro es esencial, la confianza también.
La comunicación es el resultado.
No me importa qué forma tome la comunicación.
Si me importara tendría que sospechar de mis motivaciones.
Sé que al otro lado hay una persona que siente, que palpita, que tiene anhelos, que busca, que sonríe, que se decepciona, que canta cuando llega a casa y que quizá en algún momento llora.
Yo tengo el privilegio de acercarme a ella,
y de callar la boca cuando no me pregunta.
Estar
y ser yo mismo.
Estoy convencido que eso le hace sentirse mejor,
porque si quiere puede hablar, gritar, chillar,
y también estar callada.
Sin necesidad de dar explicaciones
porque la amistad no exige.
La amistad está ahí, disponible, recíproca.
Y entonces sonrío,
Porque mi amistad, llámese como se llame,
la tilden como la tilden, tiene sentido,
si se mira de frente, con ojos limpios,
si se ofrece
si nos enriquece.

5 comentarios:

Durrell dijo...

Hola Fede,

Yo he reflexionado a veces sobre este tema y siempre termino pensando que aunque los internautas no tengamos un cuerpo visible y escribamos desde el anonimato, esos mismos hechos provocan que seamos más sinceros en la exposición de los sentimientos propios en la mayoría de los casos.

¿No es verdad que todos entramos a buscar algo? y si además contamos las pocas horas disponibles que tenemos para contactar con los amigos es facil llegar a la conclusión de que esta herramienta permite profundizar más en el conocimiento personal.

Sobre la amistad estoy totalmente de acuerdo contigo, no es lo importante el camino que nos lleve a ella.

Y al fin y al cabo, será el tiempo el que nos diga la respuesta a nuestras dudas.

Saludos y buenas noches :)

Cálida Brisa dijo...

Siempre he creido en la amistad, y por supuesto a traves de internet tambien, porque el que desea ser honesto y dar su amistad lo hace lo mismo a traves de las ondas que piel a piel.
Los autenticos amigos de internet cuando se llegan a ver solo han de tocarse, porque conocerse se conocen por dentro mejor que si hubieran estado labrando su amistad muchos años.
( los desencantos tambien existen) pero no menos que en la llamada realidad de la vida.

Me gustó.... leer esto

Consuelo dijo...

Respecto a la amistad, creo que cualquier camino es bueno para estrechar lazos, siempre se puede un@ llevar chascos pero tambien con los que se conocen en el trabajo o en la calle y, si despues de cribar te quedandos o tres habrá merecido la pena. Un beso

Fede dijo...

Amigos
Gracias por vuestros comentarios. me gustaría reflexionar más y sobre todo utilizar menos palabras. Es la historia del crisol de los alquimistas.
Hace ya varios años que descubrí que cuando el acercamiento es sincero se pueden hacer unas muy sólidas amistades a través de internet.
Además fijaros en una cosa: Hace tan sólo 40 o 50 años era casi imposible que alguien tuviera amigos o llegara a conocer a fondo a una persona que no fuera de su propio entorno de trabajo, ciudad, amistades etc. Hoy los amigos no tienen fronteras y me complace tener amigos en los cinco continentes, algunos tan reales como los que están a tan sólo unos pasos de mí.

Willow dijo...

Para mí la amistad no importa por qué medio la encuentres si bien es cierto que el anonimato y alcance de Internet facilita ese intercambio por la asiduidad del contacto. Sin embargo, Fede, no estoy totalmente de acuerdo contigo. La verdadera amistad resurge aunque hayan pasado 20 ó 30 años sin verse y sin hablarse. Un beso.