29 de diciembre de 2007

La Gloria de los niños


LA GLORIA DE LOS NIÑOS
Novela
Luis Mateo Díez
Alfaguara 2007
224 páginas

No es fácil resumir esta novela fábula de mi paisano y contemporáneo Luis Mateo Díez. Después de sus espléndidas novelas Las Estaciones Provinciales (1982), La Fuente de la Edad (1986), con la que obtuvo el Premio nacional de Literatura y el Premio de la Crítica, nos ha deleitado con excelentes cuentos ambientados en ese lugar imaginario de Celama donde cuelga la mayoría de sus relatos.

Algo más extenso que un cuento pero sin la extensión o la profundidad de una novela, la gloria de los niños es sobre todo una evocación emotiva de la infancia, de esa infancia que sufre o ha sufrido, de esos niños que por la fuerza de las circunstancias se han hecho adultos sin saber lo que es jugar. Niños adultos que cargan con la responsabilidad de cumplir un mandato que no entienden, que son utilizados para cuidar de hermanos más pequeños, pedir limosna o afanar alimentos para toda la familia.

Se trata evidentemente de una alegoría y el Pulgar de la historia es evidentemente el Pulgarcito de nuestros cuentos, pero también esos millones de niños víctimas desamparadas de la orfandad y la supervivencia en países como Colombia, la India o incluso los suburbios de nuestras ciudades.

Luis Mateo Díez vuelca en el personaje tanta emoción que poco a poco nos vemos sobrecogidos por su tenaz obstinación en encontrar a sus hermanos más pequeños dispersos tras el abandono del padre, la muerte de la madre y el bombardeo de la humilde casa en la que se refugiaban.
Pero como escritor avezado sabe que no hay que cargar las tintas. Son los desamparados, los que ya han perdido todo, los que más dispuestos están a ayudar, a compartir unas magras provisiones o a dar la información buscada. Así, cuando ya nos tiene enteramente subyugados siguiendo ansioso los pasos de nuestro Pulgarcito, el novelista se vuelve poeta y encuentra en sus registros palabras de inmensa ternura y patetismo.

Estamos ante una de las novelas más entrañable de un narrador cada vez más intensamente comprometido con la imaginación y la vida, y en la que podemos conocer algunos de sus personajes más inolvidable.

Estas son algunas de esas frases que quedan grabadas a buril en la mente tras la lectura de este emocionante relato.

La percepción del dolor de la madre destilaba de la tristeza con que en ocasiones se expresa el cansancio o la desolación, ese punto en el que la mujer trabajadora parece perder la conciencia de su cometido, como si el cuerpo ya hubiese obtenido el límite del desgaste al que se puede llegar, y el alma derramara en los ojos todo el desaliento del esfuerzo.


No hace falta que los niños se hagan hombres antes de tiempo. A veces en esa condición de la infancia es donde radica la mayor fuerza que esparce la inocencia. Nadie es mas fuerte que el inocente, por mucho que la maldad resulte destructiva. Los buenos siempre acaban siendo los dueños del mundo, porque las razones de la bondad son las que corresponden al corazón humano. Es la confianza en la bondad la que hace mejor al hombre, por encima de tantas vicisitudes en las que gana el mal.

12 comentarios:

Raisa dijo...

Ahora y antes, siempre habra niños que pasan su niñez sin jugar y haciendo lo que no les corresponde y cuando echan la vista atras, se dan cuenta que eran y son diferentes a los demas.
De mayor por más alma de niño que quieras tener no es igual.

En este momento me resultaria triste leerlo.

Un abrazo

Malena dijo...

Feliz Año, Fede. Te deseo todo lo mejor para este año que está a punto de comenzar.

Un beso muy grande.

Paquita dijo...

Feliz salida del 2007 y buena entrada en el 2008.
Un abrazo

El Viento dijo...

Te deseo lo mejor para ti y los tuyos en el nuevo año.

"Son los desamparados, los que ya han perdido todo, los que más dispuestos están a ayudar, a compartir unas magras provisiones o a dar la información buscada ..".

Cierto, cierto. Cuanto más tenemos, más egoistas..

Un abrazo, Fede.

Durrell dijo...

¡Feliz Año Nuevo!

Fede, espero que este año que entra sea un año lleno de paz, armonía y felicidad para ti y tu familia.

Un gran abrazo.

Elena dijo...

¡Qué buena pinta! No he leído nada de este autor, pero has hecho una reseña tan bonita que voy a apuntarlo inmediatamente en mi lista (casi interminable) de futuras lecturas.

Feliz 2008, Fede. Seguiremos viéndonos por aquí.

Un abrazo

Fede dijo...

Amiga Raisa,
Es lamentable pasar por la vida sin tener la oportunidad de ser niño!

Fede dijo...

Malena,
Gracias por tus deseos. Aquí estaré en este Nuevo Año, poniendo cosas bellas porque a través de la belleza sellega a la bondad.

Fede dijo...

Gracias Paquita,
Te deseo para este Nuevo Año un motivo diario para sonreír.

Fede dijo...

Amiga Viento,
Tu que tienes sensibilidad de poeta sabes la razón del alegre borboteo de las fuentes!

Fede dijo...

Durrell,
Creo que escribir te procura momentos de gran Felicidad, por eso deseo que en este Nuevo Año sigas escribiendo mucho y tan bien como lo haces.

Fede dijo...

Elena,
No te pierdas a este autor. Es español, es Académico, sus libros se leen rápidamene y sus dos últimos libros son tiernos y al mismo tiempo destilan una gran ternura.