1 de noviembre de 2007

Correspondencias

La creación es un templo donde vivos pilares
hacen brotar a veces vagas voces oscuras;
por allí pasa el hombre a través de espesuras
de símbolos que observan con ojos familiares.

Como ecos prolongados que a lo lejos se ahogan
en una tenebrosa y profunda unidad,
inmensa cual la noche y cual la claridad,
perfumes y colores y sonidos dialogan. .......

Versión de Ignacio Caparrós
(Ed. Alhulia. Colección "Crisálida", nº 20. Granada, 2001)

Amigos,
Estos versos de Baudelaire han vuelto a mi memoria al leer el libro "El Penúltimo sueño" de Ángela Becerra.
En esa novela se habla a menudo de Chopin y en particular de una pieza que con el nº 3 forma parte de sus Estudios Op. 10 más conocida con el nombre de "Tristesse".
La he escuchado repetidas veces mientras leía el libro y he podido constatar cómo la música, las palabras y el verde profundo de esa Colombia conocida y añorada han agudizado mi percepción como dicen que hacen ciertas drogas sobre la imaginación, la creatividad y el pensamiento.

Seguramente, todos, en algún momento hemos sentido esa correspondencia que existe entre nuestros estados de ánimo y la música que escuchamos, la ropa que vestimos, o los libros que leemos.

Somos parcos en utilizar los sentidos, o en utilizar más de un sentido a la vez, sin embargo la realidad nos inunda y llama a todos ellos indiscriminadamente.

Ojalá sepamos vivir con los sentidos abiertos a la belleza del mundo, porque esa será la mejor confirmación de que hemos sabido vivir con el corazón abierto al latido del mundo.

Gracias a YOUTUBE os brindo con todo cariño la esa pequeña joya musical y ojalá encontremos nuestras correspondencias.

9 comentarios:

Willow dijo...

Gracias Fede, me encanta esa pieza de Chopin aunque en este preciso momento no me hace sentir Tristeza sino una ensoñación mágica con el recuerdo de momentos felices.
Es verdad lo que dices de la correspondencia con el estado de ánimo. Ha sido un placer leerte y escuchar la música a la vez. Gracias de nuevo. Un beso

Raisa dijo...

Leo y escucho para soñar.

Saludos

El Viento dijo...

Gracias Fede por esa maravillosa pieza. Me gusta mucho la música y como tú dices muchas veces viene acompañada de aromas, de voces, de instantes, de paisajes.... Esta pieza de Chopin me trae recuerdos de mañanas de sábados y domingos... Recuerdos de mi madre y del ejército femenino -somos 5 hermanas- que al compás de Chopin y muchos otros compositores, hacían las camas, barrían el suelo, limpiaban zapatos.... Siempre he agradecido a mi madre esas mañanas. A ella le debo, sin duda, mi afición por la música.
Y gracias por tus palabras Fede. Muchas gracias emocionadas, de verdad, de verdad..

Un abrazo.

Elena dijo...

La música no sólo acompaña nuestros estados de ánimo, sino que tiene la fuerza suficiente para darles la vuelta y cambiarlos completamente. De ahí su poder.

Un saludo

Fede dijo...

Willow,
La m�sica de piano tiene algo especial. No me extra�a que produzca diferentes estados de �nimo.
Esta temporada me encanta escucharla, �sera el oto�o?

Fede dijo...

Raisa,
La música acompaña como telón de fondo casi todas nuestras ensoñaciones

Fede dijo...

No me atravo a llamarte "El Viento" pero sí, es cierto que hay correspondencias invisibles, a veces inconscientes. Fíjate que a veces creo que hasta el color de la corbata que elegimos dice algo de cómo nos sentimos. Cómo no va a haber una correspondencia entre música, colores, perfumes y sentimientos?

Fede dijo...

Elena,
Gracias por tu comentario. Gracias también por tus reseñas de libros. He empezado el de tu última reseña "Otro maldito libro sobre la guerra civil..." cuando lo termine volveré para darte mis impresiones

Consuelo Labrado dijo...

Un verdadero deleite escuchar esta preciosa pieza, la música nos transporta a lugares mágicos unas veces existentes y otras imaginarios depende de nuestro estado de ánimo, en este momento a mí me ha resultado placentero tenerla de fondo mientras leía la carta de un amigo. Gracias Federico por compartir con nosotros esta maravilla. Un beso