28 de septiembre de 2014

El Buda de Oro del templo Traimit Witthayaram


Por fin he podido visitar en Bangkok  el Templo Traimit Witthayaram que alberga la mayor estatua de Buda construida en oro macizo.
Fundida hace más de setecientos años, esta imagen de Buda sentado en posición de rechazar a Mara está diseñada estilo Sukhotai  y como todas la imágenes de esa época  presenta a un Buda de rostro sereno, lóbulos de las orejas grandes,  sonrisa a penas sugerida y un aspecto general de profunda serenidad.


Pero lo que de verdad es extraordianrio es el material con el que está construida:  5, 5 toneladas de oro macizo  para una estatua que mide 5,20 metros de altura sobre una base de 3,77 metros.  Se estima que su valor crematístico supera los 30 millones de libras Esterlinas pero su valor cultural y  religioso  para Tailandia y para el Budismo es incalculable.

Originalmente, para evitar  la codicia del enemigo, particularmente en aquella época de frecuentes guerras entre Tailandeses y Birmanos y estatura fue recubierta de estuco y se la colocó  durante el tercer reino Chakkri  como estatua principal  en  el edificio principal del templo Choti-naran  o Templo Phrayakrai  en el distrito  Yannarawa de   Bangkok. 

Incomprensiblemente, con el paso del tiempo se perdió la información sobre la verdadera naturaleza de la estatua y el templo que la albergaba, desafectado de su uso religioso fue cedido a East Asiatic Company en 1931 para  ampliar sus actividades madereras a orilla del río.  Antes de iniciar la actividad febril la Comisión  Religiosa  procedió al traslado de la estatua  al templo Traimit Witthayaram  donde se encuentra actualmente.  Pero no fue hasta 1955  en su segundo y definitivo emplazamiento en  el templo, cuando  al izarla con una grúa  las cuerdas que la sujetaban cedieron, cayó al suelo, saltó el estuco, y asombrados pudieron constatar  que la anodina estatua de yeso  era en realidad una estatua de oro macizo.  Restos del estuco que recubría la estatua y numerosas fotografías son pueden verse en el museo contiguo al templo.       

Me pregunto desde hace tiempo que tiene un templo budista que lo hace tan diferente de pongamos por caso una iglesia católica.  No tengo una respuesta concreta pero desde luego una marca distintiva del templo budista es que es un lugar habitado.  Mientras que la iglesia  permanece cerrada la mayor parte del día, el templo es un lugar de continuo trasiego de gente que vienen a rezar, a hacer ofrendas, a vender, a comer, a sentarse, y ello sin que haya una intervención directa  y ejemplarizante de los monjes  que atienden a su meditación y sus rezos  casi siempre  salvo   de espaldas a  los fieles devotos.