3 de septiembre de 2014

Finanzas bajo Escrutinio


Hace unas semanas las prestigiosa revista norteamericana Fortune publicaba un extenso y elogioso artículo sobre las finanzas de la  Iglesia Católica y la ingente labor que el  Papa Francis está realizando para  despejar el oscurantismo que hasta ahora las envolvían,   restablecer la credibilidad y las buenas prácticas de la Banca Vaticana y para cambiar por laicos  a los miembros de la curia que hasta ahora  se encargaban  de gestionar  su contabilidad.

El Empeño del Papa es encomiable  y aunque todo no  está terminado, según Fortune se estarían dando los pasos correctos  hacia una mayor transparencia.  Esperemos que el ejemplo  que da a la Iglesia Católica el Papa Francis cunda también   y  desciende  a los niveles de diócesis y parroquias.  ¿Son igual de transparentes  que lo intenta ser el Papa Francis?  Y las Órdenes y Congregaciones religiosas?  ¿Quién controla su contabilidad? Que sabemos de las cuentas  y finanzas de  Organizaciones como  Jesuitas, Opus Dei, o ursulinas?

Curiosamente en el  Bangkok Post del lunes  aparece una curiosa encuesta sobre  el dinero  de los templos budistas.  En un país donde  el budismo es la religión oficial del país y practicada  de forma activa por más del  90% de la población  leo  sorprendido el siguiente titular: ”Una encuesta señala que los budistas desean la  transparencia  contable de sus templos”.  La encuesta señala así mismo que   los templos y sus monjes debieran declarar sus  bienes    aunque dichos bienes  estén  exentos de  pagar  impuestos.

En concreto , en dicha encuesta realizada entre 1254 budistas de diversos niveles de educación y ocupación sólo un 10,6 % cree  que los templos  llevan sus cuentas de forma transparente frente al  58,2% que cree todo lo contrario.  Cerca del 87,2%  cree que los templos debieran estar obligados a declarar anualmente sus bienes ante La Oficina Nacional del Budismo.  y un 78% cree que los monjes debieran hacer lo mismo  por razones de transparencia.  Algunos de los encuestados creen  que los templos  están cayendo en el  mercantilismo y que  estas declaración de bienes contribuiría a que prevaleciera la transparencia.  Cuando se preguntó a los encuestados  si las diversas formas de limosas y donativos  debieran estar sujetas  al pago de impuestos  un mayoritario 82,8 % se declaró contrario a la medida mientras  el resto contestó afirmativamente o se abstuvo de contestar.

Como vemos, en todos los sitios se cuecen habas,  esperemos que muy pronto la Iglesia Católica abra puertas y ventanas y ventile los rincones  oscuros de algunas de sus arcaicas instituciones.  Al menos servirá para acallar a los ignorantes que hablan de las fortuna de la iglesia confundiendo  los tesoros arqueológicos  patrimonio de los lugareños cuando no de toda la humanidad,  con el dinero con el que a veces  malviven esos curas de parroquia  que tanta ayuda  y consuelo  aportan a los más desheredados de la fortuna.




1 comentario:

Carmen Moreno Martínez dijo...

Mucho me está gustando tu blog. No te hago muchos comentarios, pero lo leo con curiosidad e interés. Me gusta todo, pero me ha encantado la parte de la meditación budista. Ver esos niños tan pequeños y tan metidos en su interior...
Gracias por compartir con todos esas experiencias tan diferentes de lo que vivimos aquí día a día. Enhorabuena!!!