8 de agosto de 2010

Amo tu grácil cuello bajo el pelo


Amo tu grácil cuello bajo el pelo
recogido, cuando un imperceptible
movimiento ilumina
la línea que, tan dulcemente,
desciende hasta tu hombro;
cuando un asomo de cansancio abate
su dorada esbeltez de espiga y todos
los oros del atardecer se posan
sobre tu nuca; cuando mido
sobre su piel desnuda esa distancia
que va de tu inconsciencia
a mi deseo; cuando, pensativa
y lejana, movida
por no sabes qué impulso,
sonríes y te vuelves levemente
para mirarme.
Rafael Guillén

2 comentarios:

Prometeo dijo...

Delicioso...un abrazo.

iltaka dijo...

Una poesia bella.
E il tuo blog e molto interessante.