5 de septiembre de 2008

Arrugas en la mente

Las empresas dedicadas al cuidado de la piel están de enhorabuena. Todos nos apuntamos a sus servicios, hombres y mujeres porque todos huímos del envejecimiento. Las arrugas nos asustan. No queremos enfrentarnos en el espejo con nuestro propio envejecimiento, Sentimos miedo, nos irritamos y nos deprimimos.
Curiosamente sentimos menos terror ante el envejecimiento cerebral. ¿Será porque las arrugas de la mente no se ven? ¿Será quizá porque no veden cremas especiales ni remedios milagrosos en las dermofarmacias?

Sin embargo existe un remedio infalible y baratísimo para retrasar las arrugas de la mente: seguir aprendiendo.

La curiosidad intelectual, el afán por leer, por aprender cosas nuevas, por disfrutar de las ciencias y de las artes es el mejor antídoto contra el envejecimiento del alma.

8 comentarios:

Willow dijo...

Querido amigo, creo que el envejecimiento cerebral es solapado, no lo ves en un espejo pero de súbito te das cuenta que cada vez son más las cosas que se te olvidan, que no aprendes al mismo ritmo de antes y es entonces cuando, con más tiempo libre en tu haber, decides tus preferencias y prioridades.
Mi afán lector por aprender y disfrutar sigue tan intacto como cuando era niña. Muy interesante tu reflexión. Me ha gustado mucho. Gracias mil.

Milady dijo...

Auténticamente maravillosa.

Consuelo Labrado dijo...

Las arrugas del alma y de la mente aunque nosotros las notemos pasan inadvertidas a los ojos de los demás por eso no nos preocupa disimularlas pero las del rostro se ven y ahí es dónde nos duele porque aunque no queramos reconocerlo vivimos de cara al "qué dirán" y el que diga lo contrario miente descaradamente. Un beso, amigo Fede

Fede dijo...

Querida Willow,
Contra las arrugas del cuerpo no puedo luchar pero me dan pánico las enfermedades del alma.

Fede dijo...

Querida Consuelo,
Es cierto aunque mi reflexión iba más por el camino de la pereza mental que nos adormece y nos arruga el alma.

Fede dijo...

Querida Milady,
Gracias por el comentario.

Elena dijo...

Hola Fede: Estoy completamente de acuerdo con tu pensamiento. El cerebro es un músculo, que si no lo ejercitamos se atrofia. Aún a mis 58 años, sigo deseando estudiar y aunque no llegue a ejercer, quisiera llegar a tener mi título profesional. Simplemente por sentir que mi capacidad de aprendizaje sigue vigente. Un cordial saludo. Elena.

Anónimo dijo...

Si dejas de cuidar tu exterior es porque tu interior no anda bien y no hablo de la cirugia ni nada de eso, sino de ejercitar el cuerpo y moverse, porque por mucho que uno lea, haga crucigramas o puzzles, si no respiras aire puro, haces caminatas o comes sano, tu mente se hara pura mierda.
O si no observa a esas gentes de pueblo longevas, que ni siquiera saben leer y que tampoco lo echan en falta.Y es que en la mayor parte de los casos es el espiritu y el cuerpo en movimiento el que hace que no nos oxidemos.
http://www.youtube.com/watch?v=Banop3IwU_Q&feature=PlayList&p=866516E969018EAF&index=12