28 de agosto de 2009

Humor inteligente

Cada vez que sale a la palestra algún comentario sobre el humor o los humoristas de inmediato, suele aparecer el calificativo de “inteligente”. Confrontado con tan recurrente binomio tengo un doble problema al definir qué entiendo por “humor” y cómo podría definir, o al menos distinguir lo que es el “humor inteligente”.

El diccionario de la RAE me sirve de poco. La palabra “humor” tiene un sentido fisiológico y en el mejor de los casos se refiere a “Genio, índole, condición, especialmente cuando se manifiesta exteriormente” "Humorismo" nos acerca algo más al concepto al definirlo como “modo de presentar, enjuiciar o comentar la realidad resaltando el lado cómico, risueño o ridículo de las cosas”, pero evidentemente esta definición, a la manera de un gigantesco paracaídas recubre un sinfín de manifestaciones con elementos comunes y otros claramente específicos y definitorios: ironía, sarcasmo, anticlímax, enigma, antítesis, alusión, litotes, non sequitur, juego de palabras, sátira, parodia, paradoja etc.

No es mi intención emborracharme con palabras por lo que sin dudarlo un momento, y pese a posibles limitaciones elijo la definición que me llega en un mensaje a través del móvil: “Humor es el arte de expresar con simpatía los aspectos ridículos o chocantes de nuestros actos”.

Así definido, estamos más cerca de lo que podríamos definir como “humor inteligente”. Creo que bastaría añadirle una chispa de reflexión, que a manera de flash, se interponga entre la acción y la reflexión y haga que de alguna manera nos veamos interpelados, sacudidos o reflejados y nos obligue a tomar partido. Alguien en un blog lo sintetizaba diciendo: “frente al humor te ríes antes de pensar, pero si es humor inteligente, piensas antes de reírte”.

Si en el humor inteligente introducimos ese elemento nuevo, breve pero imprescindible que es la reflexión significa que nos incita a mantener una actitud abierta y activa, y nos obliga al mismo tiempo a vivir el presente y todas sus circunstancias.

No voy a citar humoristas que hacen un humor inteligente. Seguro que cada cual sabrá reconocer a sus favoritos. Una vez más y ciñéndome al humor gráfico voto por Mordillo y elijo la viñeta que ilustra esta reflexión.

3 comentarios:

Prometeo dijo...

Para mi humor siempre, inteligente o no siempre humor; una carcajada o una amplia sonrisa dan mucho mas y no cuestan na de na y la salud lo agradece....humor, siempre humor, siempre la risa como si fueramos niños de nuevo...un abarzo.

Anónimo dijo...

El "Humor Inteligente" es el sentimiento positivo que nos genera una experiencia divertida que nos permite alcanzar un mejor nivel de conciencia de una manera entretenida e ingeniosa. Es tomar una acción con buen sentido y actitud inteligente. No necesariamente genera risa; pero si bienestar y simpatía.

El humor inteligente se apoya en elementos alegres y agradables y con profundo respeto a la dignidad de la personas, produciendo una actitud positiva ante la vida y empatía hacia la persona que lo genera.

El humor inteligente puede ser utilizado como un recurso educativo.

TV Familia dijo...

El "Humor Inteligente" es el sentimiento positivo que nos genera una experiencia divertida que nos permite alcanzar un mejor nivel de conciencia de una manera entretenida e ingeniosa. Es tomar una acción con buen sentido y actitud inteligente. No necesariamente genera risa; pero si bienestar y simpatía.

El humor inteligente se apoya en elementos alegres y agradables y con profundo respeto a la dignidad de la personas, produciendo una actitud positiva ante la vida y empatía hacia la persona que lo genera.

El humor inteligente puede ser utilizado como un recurso educativo.